El Ministerio de Defensa desarrolló dos solmáforos que fueron instalados en el centro de Pinamar para prevenir a los veraneantes sobre el nivel de radiación ultravioleta en tiempo real

El Ministerio de Defensa, que conduce Julio Martínez, informa que dos solmáforos desarrollados por expertos del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF) fueron instalados en el centro de la ciudad balnearia de Pinamar para que los turistas puedan conocer el nivel de radiación ultravioleta en tiempo real y poder así tomar los recaudos necesarios para cuidar su salud.


El Ministerio de Defensa desarrolló dos solmáforos que fueron instalados en el centro de Pinamar para prevenir a los veraneantes sobre el nivel de radiación ultravioleta en tiempo real
El Ministerio de Defensa desarrolló dos solmáforos que fueron instalados en el centro de Pinamar para prevenir a los veraneantes sobre el nivel de radiación ultravioleta en tiempo real

La iniciativa se llevó a cabo en el marco de una campaña de concientización que lleva adelante el CITEDEF, dependiente de esta cartera, junto con el personal de la Dirección de Educación de Defensa Civil de la provincia de Buenos Aires y del Ejército Argentino.

Con el objetivo de que los miles de turistas que eligen las playas de la costa bonaerense para veranear conozcan los riesgos que conlleva la exposición a la radiación ultravioleta de origen solar, que tiene valores extremos durante las horas centrales del día y que pueden causar daños significativos sin protección adecuada, el CITEDEF desarrolló los solmáforos, que fueron instalados en la esquina de las avenidas Bunge y Del Buen Orden, un punto de la ciudad de Pinamar con gran caudal de gente.

Las máquinas fueron ideadas en el marco del Proyecto SAVER-Net "Desarrollo del Sistema de Gestión de Riesgos Medioambientales Atmosféricos en Sudamérica", desarrollado en conjunto con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

La instalación se llevó a cabo el 20 de ese mes y estuvo a cargo de Elian Wolfram y del estudiante de Ingeniería Matías Paniagua, pertenecientes al Departamento de Láseres y sus Aplicaciones de CITEDEF, responsable del desarrollo del solmáforo, con la participación de la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (UNIDEF) y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

El solmáforo es un instrumento de medición y visualización de la radiación UV eritémica, aquella que afecta principalmente a la piel de los seres humanos.

El artefacto, que se alimenta de energía solar sin necesidad de electricidad, utiliza un sensor con la sensibilidad similar a la de la piel humana, lo que permite visualizar el valor de la radiación por medio de luces de colores codificadas, según la escala internacional propuesta por la Organización Mundial de la Salud: verde, amarillo, naranja, rojo y violeta.
El índice UV sirve para informar a las personas acerca de la intensidad de los rayos ultravioletas del sol, que puede causar enfermedades de piel, de los ojos y del sistema inmune cuando más elevado es.


El color verde indica que el nivel de radiación es bajo y que se puede permanecer al sol, teniendo en cuenta que el reflejo de la arena incrementa los rayos UV, por lo que se recomienda usar protector solar y lentes.

El color amarillo alerta sobre un nivel de radiación moderado, ante el cual se deben tomar precauciones como cubrirse con sombrero, lentes, protector solar, y resguardarse en un lugar con sombra cerca del mediodía, cuando el sol es más fuerte.

En tanto, el color rojo indica que el nivel de radiación es muy alto y que puede provocar quemaduras serias en la piel, por lo que se recomienda reducir el tiempo de exposición al sol, además de tener en cuenta las medidas anteriormente mencionadas.

Finalmente, el color violeta alerta sobre un nivel de radiación extremo, ante el cual se recomienda no exponerse al sol ni al aire libre, ya que el reflejo de la arena aumenta su intensidad y puede provocar lesiones graves en la piel en un lapso de tiempo menor, entre otras cosas.

De esta manera, la instalación de los solmáforos permite a los veraneantes y habitantes conocer los niveles de radiación UV y los riesgos que conlleva la exposición, con lo que cuentan con mayor información para una correcta comprensión de la situación y hacer un uso responsable del sol.