El aviso ARA Islas Malvinas concluyó una de las etapas de la Patrulla Antártida Naval Combinada 2016/2017 que realiza con Chile

El Ministerio de Defensa, que conduce Julio Martínez, informa que el aviso ARA Islas Malvinas finalizó una de las etapas de la Patrulla Antártica Naval Combinada 2016/17 (PANC) que efectúan anualmente las armadas de Argentina y Chile, que ahora quedó a cargo de la guardia por el próximo período.


El aviso ARA Islas Malvinas concluyó una de las etapas de la Patrulla Antártida Naval Combinada 2016/2017 que realiza con Chile
El aviso ARA Islas Malvinas concluyó una de las etapas de la Patrulla Antártida Naval Combinada 2016/2017 que realiza con Chile

Los marinos argentino entregaron la guardia caleta Arley al ATF Lautaro, de la Armada de Chile, con lo cual dieron por finalizado el período Bravo de la PANC.

Esta etapa concluyó con un ejercicio de auxilio al exterior y control de la contaminación, en el que ambas dotaciones trabajaron en forma conjunta.

Durante el período Bravo también se efectuaron tareas tendientes a contribuir con la Campaña Antártica de Verano argentina, abriendo tres bases temporarias y realizando transporte de personal y carga en general, al tiempo que se llevó a cabo el traslado de la comitiva presidida por la canciller Susana Malcorra en su visita a la base antártica permanente Carlini.

Durante el período Charlie, el aviso de la Armada permanecerá en Ushuaia -donde tiene su asiento natural- como buque de apoyo antártico, hasta que el 27 de febrero retomará el patrullaje que se extenderá hasta el 31 de marzo.

Los orígenes de la PANC se remontan a 1998, cuando los gobiernos de Argentina y Chile determinaron la necesidad de coordinar un esfuerzo sistemático conjunto en el área antártica de responsabilidad común, según lo establecido en el Convenio Internacional sobre búsqueda y salvamento marítimo de 1979.

Para ello acordaron realizar actividades vinculadas, participando en forma integrada y alternativa, con el propósito de salvaguardar la vida humana en el mar, otorgar seguridad a la navegación y contribuir a mantener las aguas libres de contaminación.

La operación depende del Comando del Área Naval Austral de la Armada Argentina y se ejecuta en combinación con la Comandancia de la Tercera Zona Naval de la Armada del país vecino.